ampharou

jueves, abril 28, 2005

Ah! Y que me despierten destapándome.
Y 'El exorcista'.
pensado por ana at 10:08 p. m. 0 han dicho

Pequeñas cosas que me molestan.

Que se derrame el azúcar.
Que llueva más de dos días seguidos.
Las señoras que dejan la etiqueta en la suela de sus zapatos de tacón.
Alejandro Sanz.
Recordar que tengo que reponer el champú justo cuando ya estoy empapada en la ducha.
Los mails de cadenas.
El té helado.
Las llamadas al móvil con número oculto.
Las películas con final previsible.
Los tacones de la vecina del sexto a la cinco de la mañana.
Que pasen pegados a mi toalla levantando arena cuando estoy tumbada en la playa recién embadurnada en bronceador.
Las risas fingidas.
Que me molesten estas pequeñas cosas.
pensado por ana at 2:31 p. m. 0 han dicho

miércoles, abril 27, 2005

Tú.

¿Hasta dónde es posible perderse? En caso de profundo hastío, quizá la salida más atractiva sea dejarlo todo y huir... pero ¿hasta dónde? Puedes dejar tu trabajo, dejar a tu pareja, renunciar a tus amigos, a la familia. Puedes cambiar de casa, incluso de ciudad o de país. Puedes abandonar, como si de un abrigo viejo se tratara, obligaciones y compromisos, adquiridos o impuestos. Pero tendrás un nuevo trabajo, una nueva casa en una nueva ciudad. Socializarás, y tendrás nuevos amigos y, por qué no, quizá una nueva pareja. Porque en esencia, seguirás siendo tú. Tu cuerpo y tu mente. Y alégrate: en el fondo, eres lo mejor que tienes.
pensado por ana at 3:37 p. m. 1 han dicho

martes, abril 26, 2005

Luz de luna.

Tengo la suerte de tener una casa orientada a la puesta de luna. Las albas de luna llena y los crepúsculos de luna nueva son espectaculares desde mi ventana. Por esos amaneceres me acostumbré a dormir con persianas levantadas y cortinas descorridas. No hay nada más mágico que te despierte la luz de la luna sobre la almohada.
pensado por ana at 2:50 p. m. 2 han dicho

Vida gata.

¿Alguien sabía que es época de celo para los gatos? Yo sí. Según parece, los gatos (macho) no tienen celo. Éste lo marcan las gatas (hembra). La gata (hembra) más cercana a mi casa vive cuatro pisos más abajo. Pero por lo visto, esta distancia no es suficiente para que sus feromonas lleguen hasta mi piso, rebelando la testosterona de mis dos gatos (macho). En realidad, de la del mayor de ellos, que se pasa el día arrullando como un palomo y que se ha erigido como activo en la relación que tienen entre ellos. El más pequeño todavía no tiene claro si quiere ser el pasivo... la verdad es que creo que lo que no tiene claro es si le conviene esta relación. Mientras, llevo dos días sin pegar ojo.
pensado por ana at 11:56 a. m. 0 han dicho

lunes, abril 25, 2005

Golondrinas

Siento una profunda aversión por las aves. Por tenerlas cerca. Tanto si están enjauladas como si están emplatadas. En realidad, por todo aquello que tenga alas desde que los murciélagos huyen de las olas de calor buscando refugio en mi dormitorio. Pero he de reconocer que lo que más me alegra los días de primavera son los vuelos locos de las locas golondrinas, esos grititos al aire que dan mientras se persiguen. Parecen contentas. Yo también lo estoy de tenerlas... ahí.
pensado por ana at 4:01 p. m. 0 han dicho

domingo, abril 24, 2005

Cuernos

Estoy segura de que la vida, mi vida, me pone los cuernos. Mi vida se va con otra, mientras yo me quedo aquí, atada a la cama y con el alma quebrada.
pensado por ana at 1:00 a. m. 0 han dicho

jueves, abril 21, 2005

Cada mañana, antes de entrar a trabajar, tomo café en un bar que hay junto a la oficina. Todas las mañanas solemos coincidir los mismos, Alejandro empieza a preparar la comanda de cada uno tal que nos ve aparecer por la cristalera que da a la calle. Caras conocidas, dormidas a esas horas, que lo más que intercambian es un buenos días. De un tiempo a ahora, suele coincidir también Anita. Hace años, cuando empecé a trabajar en este edificio, Anita pedía por los bares de la zona que la invitasen a un café. Daba igual a los que la hubieran invitado ya, daba igual la hora que fuera, ella sólo quería un café. Alejandro, cuando la ve a través de los cristales, se lo prepara. Con leche fría, porque Anita, tras desglosarle la letanía diaria deseándole toda la salud del mundo para él y para sus hijos, se bebe el café de un trago, para dar mil gracias mil veces y salir por la puerta con sus pasitos cortos y rápidos, su bolsito colgado del brazo y atusándose la pobre melena. Alejandro le pone el café con todo su corazón, pero no falta nunca alguien que se lo paga, como queriendo absolverse de sus propias miserias. Nadie sabe dónde vive Anita, nadie sabe a dónde va todas las mañanas tan temprano, desabrigada en invierno y demasiado arropada en verano porque siempre lleva la misma ropa. Lo único que se sabe de ella es su adicción al café y que siempre hay una sonrisa en su boca desdentada.
pensado por ana at 11:16 a. m. 0 han dicho

miércoles, abril 20, 2005

Querido diario:

No creo que lea esto mucha gente, así que lo utilizaré más bien como un pequeño diario. Si alguien, de casualidad, llegara a esta página, que no espere encontrar más que una serie de pensamientos encadenados.. o sin encadenar, quién sabe qué saldrá de aquí.
No pretendo hacer literatura, para eso ya están los escritores o sus negros. Tampoco pretendo ser original, ni rompedora, ni referencia de nada, entre otras cosas, porque sé que no llegaría a serlo, y sobre todo, porque esto sólo es 'mi querido diario'.
pensado por ana at 5:15 p. m. 3 han dicho

!-- Begin Webstats4U code -->