ampharou

lunes, enero 29, 2007

El habla de Cádiz.

«Antié me fui al piojito, que tenía que comprá botones para el yersi que le estoy haciendo a mi nieta Soraya. Y ya sabe usted que allí están más baratos, así que aproveché y me llevé el dinerito que me echó mi Juani por Reyes, a ver si veía algo mono, que si no ya sabe usted lo que pasa, termino metiéndolo pa la comida, me lo gasto y al finá, pa mí, ná de ná.

Pos como le decía, que me fui al piojito, que lo han puesto ahora grandísimo, que llega del cortinglé hasta cerca de puntales. Me fui tempranito, ¿usted me entiende?, que después se llena de gente y no hay quien vea ná. Pero mire, todavía no había dao ni la primera vuelta, y empezó a ponerse el cielo negro que daba miedo, así que me salí por Trille, y en ná y menos ya estaba yo encajá en mi casa. Y mire que había cosas monas. Al final terminé comprando dos bolsos, uno pa mi Juani y otro pa mí, que mira que soy tonta, me da el dinero pa que me compre yo algo, y termino comprándoselo a ella. Pero dígame usted quién lo dejaba allí, que son bolsos buenos buenos de piel, por veinte euros ná más, que a mí no es que me haga falta, que tengo éste que es mu feillo pero que me hace el avío pa to los días. Así que después vi unos zapatos granate monísimos, con un taconcito así terciaíto, usted sabe, pa ir y venir, pero ya no me daba pa comprármelo, tó por comprarle el bolso a la niña, que verá que al final sale diciendo que no le gusta. Me fijé también en el puesto del gitano ese que trae las cosas de Portugal, que me gusta a mí mirarlo, y tenía también unos ternos de cama preciosos. Yo, porque todavía tengo un par de ellos de cuando me casé que están nuevos, que los bordé yo y ahí están todavía, que las cosas de antes sí que duraban, y nosotras que no somos como la juventud de ahora, que na más que hacen comprar y comprar y tiran las cosas nuevas. ¿Sabe usted lo que le digo? Que yo no tiro ná. Cuando veo algo que ya está un poquito más viejecillo, lo pongo debajo de mi casa que alguien lo aprovechará.

Pos total, que estando ya pa salir por Trille, estaba chispeando, pero empezó la lluvia a engordá y engordá, que me encajé los bolsos debajo del sobaco pa que no se mojaran y no sé ni cómo llegué a mi casa con el paraguas en la cara y un dolor en las corvas de correr como si tuviera la carne despegá del hueso. Una lástima, las criaturas, un día que tienen pa vender y sacarse dos duros, y la malaje de ponerse a llover, que tienen que meter los puestos casi en volandas en los camiones.

Ea, Manuela, condió, que yo ya he llegao. Hasta otro ratito que nos veamos pa charlar de nuestras cosas»

pensado por ana at 8:51 p. m. 16 han dicho

viernes, enero 26, 2007

Diez días.

Los días en que no estás aquí se me queda la caricia en suspenso y boqueo buscando tu boca.

Los días en que no estás aquí soy como pez fuera del agua, sin tu cuello en el que respiro, con los ojos cerrados, mientras me abrazas.

Los días en que no estás aquí río por reír, pero sigo amando por amor.

Los días en que no estás aquí mi cama, la tuya, está fría, demasiado ancha, demasiado vacía, con solo un cuerpo que busca y busca.

Los días en que no estás aquí me pierdo por las aceras porque no me llevas del talle, y los semáforos dejan de ser la excusa perfecta para un beso.

Los días en que no estás aquí me envuelvo en celofán. Esperándote.

pensado por ana at 12:10 a. m. 7 han dicho

viernes, enero 19, 2007

Dos velas.

Me encomiendo a San Judas Tadeo, a Santa Gema Galgani y a Santa Rita. A San Pau lo encomiendo a San Servando y San Germán.

Me encomiendo a Buda, a Krisna, a Alá y a Javhé. Me encomiendo a los Ocho Inmortales, a Tláloc y a Quetzalcóatl, a Amón y a Isis, a Thor y a Freyja.

Me encomiendo a Mama Cocha, a Sin, a Kukulcan, a Ishtar y a Lily. Y a los Santos de los últimos días.

Pero sobre todo, me encomiendo a Shiva.

pensado por ana at 11:07 a. m. 8 han dicho

lunes, enero 15, 2007

Cumpleaños.

Hoy es mi cumpleaños. No ha habido tarta, ni velas, ni fiesta. Y sin embargo, ha sido de los mejores cumpleaños que recuerdo. Porque he tenido un beso, aunque fuera por teléfono, al despertar. Porque han sido muchas las llamadas, muchos los correos, muchos los mensajes. Porque estabais todos ahí para hacerlo más feliz.

Gracias a los que os habéis acordado. Gracias a los que os habéis enterado y habéis dedicado vuestro tiempo a felicitarme. Gracias a todos. Y gracias, muchas gracias a ti.

pensado por ana at 8:40 p. m. 14 han dicho

jueves, enero 11, 2007

Topito.

«Topito llegó a casa cuando Pablo todavía estaba en la barriga de mamá. Aunque al principio Pablo no le hacía mucho caso, pronto, en cuanto se descubrió las manos y cómo llevarse cosas a la boca, se hicieron inseparables. Así, Topito dormía cuando y donde lo hacía Pablo, comía cuando y lo que comía Pablo y jugaba al mismo tiempo que Pablo y con él.

Y aunque es mayor que Pablo, mientras que éste se ha convertido en un niño grandote de trece meses y medio, Topito sigue siendo un osito de trapo muy pequeño.

Pero llegó un día, no hace mucho, en que Topito sufrió un pequeño accidente y una de sus patitas se descosió, dejando ver el algodón que lleva por dentro. Y aunque mamá hizo lo que pudo cosiéndole la pequeña patita, Topito todavía se queja de que tiene pupa y Pablo tiene que cuidar de él. Así, cuando Pablo se levanta por las mañanas, con sus chapetas sonrojadas y su risa de cascabel, con ayuda de mamá y antes de ir a desayunar, deja a Topito en su cuna, bien acurrucadito. Y para que no llore, Pablo le deja su chupete. De este modo, Pablo pasa el día jugando, ahora con otros juguetes. Si por un ratito se acuerda de su chupete, mamá lo acompaña hasta la cuna, despacito, sin hacer ruido no se vaya a despertar Topito, y allí Pablo ve lo tranquilo y contento que está Topito con él, y Pablo se lo deja un ratito más para que no le duela la patita y siga durmiendo sin llorar.

Así que Pablo pasa todo el día sin el chupete, y sólo por la noche, cuando Topito ya no lo necesita y no le duele la patita porque Pablo está en la cuna con él, es cuando Pablo se pone su chupete y se queda dormido agarrado a su osito.»

Este es el cuento que inventé y con el que Pablo no ganó su oso cuentacuentos. Pero no importa. Será por osos y será por cuentos. ¡Y será por tener quién se los cuente!

pensado por ana at 12:09 a. m. 11 han dicho

martes, enero 09, 2007

Nuevo año.

Un año más terminó la vorágine de la Navidad y volvemos a la rutina aplastando el papel brillante de los últimos regalos y con los pies cansados del no parar que ha sido reencontrarnos con los amigos, buscar nuestra contribución para ser reyes magos por un día y seguir nuestra propia estrella para ser felices.

Una vez más, las navidades han sido casi perfectas. Las empecé abriéndole la puerta por sorpresa a un vendedor de enciclopedias del estatut y las continué rodeada a más no poder de la gente a la que quiero y que me quiere, demostrándonos alegría verdadera en cada encuentro, en cada beso, en cada abrazo. Dando y recibiendo lo que damos y recibimos durante todo el año, pero más felices y más alegres por poder traspasar el umbral de un nuevo año otra vez todos juntos.

Y con todo, han sido casi perfectas. El casi lo pone un tren que parte inexorablemente a las diecinueve treinta.

Recuerda que me lo has prometido.

pensado por ana at 12:28 a. m. 5 han dicho

sábado, enero 06, 2007

Amigo invisible.

Al fin llegó el día en que los amigos invisibles quedarán desvelados y esta red que todos formamos quedará un poco más compacta, un poco más tupida y esperemos que mucho, mucho más feliz.
Este es mi regalo para mi 'amigo invisible'. He querido hacer -modestamente y dentro de todo mi desconocimiento técnico-, un poco de Fredo, aquel viejo proyector de 'Cinema Paradiso' y regalarle a Borja una pequeña colección de besos, segura de que gustará a un romántico empedernido como es.



pensado por ana at 9:25 a. m. 6 han dicho

!-- Begin Webstats4U code -->